La Cornisa

El pádel es un deporte de pelota que se practica en parejas. Tiene un sistema de juego similar al del tenis, en donde los jugadores deben pasar la bola por encima de una red, consiguiendo que impacte sobre el campo del contrario. Este deporte supone un desgaste físico significativo, por lo que la preparación del jugador es muy importante.

1. Quema calorías. En un partido de pádel se pueden llegar a quemar entre 400 y 700 calorías (habitualmente se habla de esta unidad de medida cuando en realidad son kilocalorías). Aunque se trata de un ejercicio anaeróbico (de esfuerzos cortos y de máxima intensidad), si repetimos cada volea o salida de pared a toda velocidad también ayudaremos a que el cuerpo trabaje en los momentos de menor intensidad.

2. Tonifica glúteos. Cada 20 salidas de pared bajas en semiflexión equivalen a tres series de doce sentadillas en el gimnasio. Es como trabajar las piernas y los glúteos, pero de una forma más divertida.

3. Incrementa el tono muscular. Velocidad, coordinación y potencia son las cualidades físicas más trabajadas y las más necesarias para practicar pádel. El contorno de cada músculo que entra en funcionamiento se define más y ayuda a tener una apariencia más 'fit'.

4. Moldea gemelos. Es la musculatura que más se trabaja. Los arranques hacia adelante y hacia atrás que se hacen durante el partido, además de mantener el peso en las puntas de los pies, son movimientos que trabajan esta musculatura. Estos desplazamientos permitirán modelar más y mejor los gemelos.

5. Mejora la agilidad. La rapidez con la que se juega un partido mejora nuestra coordinación de movimientos, nuestra agilidad y nuestros reflejos.

Generic placeholder image

CARACTERÍSTICAS
  • Intensidad:
  • Calorias:
  • Coreografia:
  • Temporada:
NIVEL EJERCICIO
  • Cardiovascular:
  • Fuerza:
  • Coordinación:
  • Flexibilidad:
Elija el Filtrado
Todos: 
Fijas: 
Sesiones: